Aluminio en lugar de acero inoxidable

Reductores de lavado y superficies especiales para
soluciones de accionamiento higiénicas

En la industria alimentaria y de bebidas, así como en la producción farmacéutica, el diseño higiénico de las instalaciones y máquinas es imperativo. Lo crucial en este caso es la posibilidad de someter el dispositivo a la limpieza y/o esterilización periódica que suele ser parte del proceso. Para los accionamientos utilizados en los procesos de producción, estos requisitos son todavía mayores. Gracias a los nuevos e innovadores desarrollos, como un tratamiento especial de las superficies y una nueva serie de reductores pendulares de engranaje cónico de lavado, el fabricante de accionamientos NORD DRIVESYSTEMS ofrece soluciones técnicamente interesantes a los constructores y usuarios de maquinaria.

WashDown - Cárter de aluminio de una pieza -
NSD TUPH - Especial para el sector alimentario

Los nuevos reductores de engranaje cónico de dos trenes de NORD pueden limpiarse sin ningún problema en cualquier posición de montaje

Desde hace tiempo, NORD DRIVESYSTEMS proporciona con sus diferentes modelos de motorreductores de lavado impermeables al aceite una serie de soluciones de accionamiento higiénicas para la industria de la alimentación y las bebidas. Estos modelos cuentan con características como la adecuación para rangos de temperatura ampliados y opciones de equipamiento como pinturas o lubricantes especiales. Ahora, con su nueva serie de reductores pendulares con engranaje cónico de dos trenes con modelos de lavado, el fabricante ha incluido en su gama de productos unos sistemas optimizados para procesos de limpieza frecuentes, intensivos y agresivos, que pueden usarse junto con lejías y ácidos. Durante el lavado, el líquido limpiador siempre se desagua sin problema sea cual sea la posición de montaje, lo que se consiguió diseñando las transiciones entre superficies con grandes radios. Además, en la construcción no hay ninguna muesca ni espacio nocivo. Los cárteres monobloque fabricados en fundición inyectada de aluminio son mucho más resistentes a la corrosión que los modelos de acero y con medidas adicionales se pueden equipar con más tipos de protección adecuados a la aplicación. Estos aparatos aprovechan las acreditadas ventajas de estabilidad del diseño de cárter UNICASE. Esta serie incluye cinco tamaños con pares entre 90 y 660 Nm. Hay disponibles dos modelos respectivamente: una construcción abierta, especialmente ligera y a pesar de ello estable, y una cerrada.

Los reductores de lavado son especialmente compactos y ligeros. A su vez, en comparación con el modelo anterior, se consiguió mejorar la densidad de potencia en un 60%. Por tanto, no sólo son perfectos para usarlos en la industria alimentaria, sino también en otros ámbitos en los que se utilizan reductores de engranaje cónico convencionales, como por ejemplo los dispositivos transportadores. Gracias a su poco peso, se consigue reducir el consumo de energía, en especial en aquellas aplicaciones en las cuales los motorreductores tienen que moverse junto con la aplicación. Los reductores están equipados con rodamientos del eje de salida aumentados y con una gran capacidad de carga, por lo que son ideales para soportar grandes fuerzas. En caso necesario, las obturaciones dobles opcionales ofrecen una mayor seguridad. Están equipadas con un adaptador IEC corto y se pueden combinar sin problema alguno con toda la gama de modernos motores NORD, así como con motores de otros fabricantes, de modo que el cliente puede configurar unas soluciones de accionamiento extremadamente flexibles. Previsiblemente, los engranajes de lavado estarán disponibles a partir del segundo trimestre de 2012.

Alternativa NSD tupH en acero inoxidable

En NORD, las superficies optimizadas son otro de los puntos prioritarios de desarrollo. Para conseguir las mejores condiciones de higiene, típicas sobre todo en modelos de acero inoxidable, la empresa ofrece una nueva solución extremadamente flexible con su tecnología NSD tupH. No se trata de un revestimiento del cárter, sino de un tratamiento especial de las superficies. Para conseguir este acabado extremadamente robusto, no tiene que añadirse ningún tipo de material, puesto que la base de esta tecnología es más bien un proceso de catálisis que asegura que un reductor de aluminio sea unas 6 o 7 veces más duro que antes. Y para conseguir una superficie lisa, al final del proceso todavía se aplica un sellado al material tratado. Los motorreductores sometidos a este tratamiento resisten sin problemas hasta las condiciones de los entornos más exigentes, como por ejemplo una limpieza química en la industria de la alimentación, de las bebidas o la farmacéutica. Las exhaustivas pruebas han demostrado que incluso después de un año de lavados continuos con agua salada y el uso de productos de limpieza químicos agresivos, así como de limpiadoras de alta presión, las superficies NSD tupH no presentan daño alguno. Después de 1.000 horas de pruebas con niebla salina no se detectó ningún tipo de corrosión. Incluso las pruebas de resistencia al descascarillamiento demostraron la superioridad de las superficies tratadas con NSD tupH sobre el resto de sistemas convencionales. Al fin y al cabo, con los reductores tratados con pinturas o revestimientos protectores especiales debe contarse con que dichas capas, independientemente de si se trata de pintura, níquel o combinaciones de níquel y teflón, pueden soltarse, p. ej. en caso de sufrir daños. En los reductores NSD tupH, por el contrario, esto no es posible debido al propio principio: las superficies tratadas son resistentes a los arañazos, extremadamente sólidas y no se corroen.

Variada gama en lugar de sólo modelos especiales únicos

Al contrario de lo que sucede con los modelos en acero inoxidable, que la mayoría de fabricantes sólo ofrece para algunos tipos de accionamiento, el tratamiento NSD tupH está disponible como opción para una variada gama de productos, por lo que los usuarios pueden escoger de forma casi ilimitada entre todos los reductores de aluminio. Otra de las ventajas es el factor peso, ya que esta solución es mucho más ligera porque el material de base, el aluminio, pesa mucho menos que el acero, lo que además, ofrece a los constructores de maquinaria mejores posibilidades de montaje. Asimismo, debido al material usado, los accionamientos con NSD tupH también son más económicos que las soluciones en acero inoxidable.