Cazaux Rotorflex

Tecnología de accionamiento integrada de forma fiable para bombas de vino

NORD DRIVESYSTEMS lleva casi una década suministrando sistemas de accionamiento integrados al fabricante francés de bombas de vino CAZAUX ROTORFLEX. Estas unidades, que combinan un motorreductor y un variador de frecuencia, también accionan las nuevas bombas lobulares que el fabricante acaba de desarrollar y patentar. Gracias a su versatilidad y fiabilidad, estas bombas son muy apreciadas por los enólogos de todo el mundo, incluidos aquellos que trabajan en uno de los muchos viñedos tradicionales de la región de Burdeos, la mayor extensión de terreno del mundo dedicada a la producción de vino de primera calidad. CAZAUX ha estado firmemente arraigada en esta región desde su fundación en 1954.

La tradición vitícola en Burdeos se remonta a los asentamientos celtas en Burdigala, el actual Burdeos, en el Siglo I antes de Cristo. En nuestros tiempos, la región de Burdeos es la mayor extensión dedicada al cultivo unido de viñas para la producción de vinos con denominación de origen protegida (DOC/DOP). En ella existen más de 3000 viñedos, llamados châteaus, en los que se cultivan principalmente uvas Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc. Además del cru y terroir (viñas, condiciones del suelo y ubicación), el denominado élevage, un término general que hace referencia al cuidado del producto mientras envejece en las bodegas, desempeña un papel fundamental en la consecución de la gran calidad del vino de Burdeos. Y cuando los viticultores refinan sus mezclas, crean el carácter único de cada vino. Se trata de una antigua tradición. En la actualidad, sin embargo, es más probable que cada uno de los pasos del proceso se realice con ayuda de la tecnología moderna.

Tradición y terroir

Château Haut-Sarpe, situado cerca de Saint-Émilion, ha estado gestionado por la familia Janoueix desde 1934. Su finca presume de una pintoresca historia. La bodega fue construida por orden del Conde Jacques Amédée de Carles, uno de los generales de Napoleón. Se encuentra en el centro de las 21 hectáreas de viña. Enraizadas en un suelo rico en arcilla y cal, las uvas que crecen aquí se convierten en un Chateau Haut-Sarpe, Saint-Émilion Grand Cru Classé, después de 15 meses de élevage (maduración). Gracias a las más de cien barricas guardadas en dos grandes bodegas, siempre hay espacio suficiente para que dos vendimias envejezcan hasta alcanzar la perfección. “Un vino como este debe expresar el carácter complejo de su terroir (terruño),” señala Didier Beillon, enólogo jefe de Haut-Sarpe. “Creamos nuestro Grand Cru Classé a partir de las variedades Merlot y Cabernet Franc. El Merlot es la base que le confiere todo su cuerpo al vino, mientras que el Cabernet Franc aporta elegancia a la mezcla.”

La maceración y la fermentación se producen en unas grandes cubas de hormigón con capacidad para unos 10 000 litros. A continuación, el vino se traslada a las barricas, que son unos pequeños barriles fabricados en madera de roble francés, y se deja envejecer entre 12 y 15 meses. Las barricas tienen una capacidad de 225 litros. En estos depósitos, que son relativamente pequeños, una cantidad moderada de vino está en contacto con una superficie de madera comparativamente grande en el interior del barril. Así, el líquido absorbe una gran parte de los taninos del roble, lo que le confiere una nota especiada. “Un barril solo puede usarse para dos vendimias a lo sumo porque después de esto la madera prácticamente ya desprende más taninos ,” explica Beillon.

Transferencia por bomba

En la bodega, las uvas, recogidas a mano, seleccionadas y despalilladas, se someten a un primer prensado para abrir la piel y que el zumo entre en contacto con la levadura. Esto activa la fermentación alcohólica y libera los taninos, los pigmentos, las vitaminas, las encimas y los minerales contenidos en la piel de la uva. Después, la mezcla se bombea a unas cubas de hormigón de gruesas paredes que garantizan una temperatura muy estable. En ellas es donde se produce el proceso de fermentación y maceración: la fructosa se convierte en alcohol. El dióxido de carbono que emite hace que las hojas suban a la superficie. Cuanto más tiempo permanezca esta mezcla en el depósito, más rico en color y taninos será el producto final.

Después, el zumo de uva se bombea a los barriles para la élevage (maduración) del Grand Cru Classé. Los sólidos suspendidos que todavía puedan estar presentes en esta etapa ayudan a refinar el carácter del vino al transmitir sus aromas y ácidos grasos al líquido. En algún momento, estas partículas se asientan en el fondo del barril. El vino se clarifica periódicamente por decantación, lo que significa que se trasvasa a otro barril dejando atrás en cada paso una parte cada vez mayor de los sólidos y los depósitos de levadura no deseados. Transcurridos unos 15 meses, el vino por fin está limpio y listo para embotellar.

Innovador principio de bombeo

Desde el llenado de las cubas de fermentación hasta el filtrado reiterado del vino, los líquidos se bombean de un depósito a otro en repetidas ocasiones y con unas texturas muy diversas. Al comienzo, la mezcla es muy viscosa y está llena de sólidos. Después de fermentar y durante la clarificación, el vino se va haciendo cada vez más fluido. Los enólogos de Chateau Haut-Sarpe estaban buscando una bomba capaz de llevar a cabo todas estas operaciones. Y encontraron la bomba lobular CAZAUX. La bombas de la serie LOB 300 son de uso universal, es decir, sirven tanto para bombear las uvas despalilladas como para embotellar el producto final. Sus pistones de doble propulsor patentados garantizan un flujo fuerte y constante de cualquier medio viscoso que contenga grandes cantidades de sólidos. Estas bombas lobulares son la última innovación de CAZAUX, el líder de la industria en Francia. El fabricante ofrece una variada gama de bombas de diferentes tamaños para la vinificación. Esto incluye, por ejemplo, la serie Œnoflex de bombas de rodete flexible y la serie Doublexc de bombas de pistón rotativo excéntrico con dos pistones consecutivos. Asimismo, la gama de productos también comprende bombas centrífugas reversibles con activación automática, bombas de cavidad progresiva y bombas Rotorflex. CAZAUX equipa todos estos tipos de bomba con robustos y compactos sistemas de accionamiento de NORD. Estos están disponibles en una variada gama de rendimientos y pueden conectarse directamente a las bombas. Los equipos de accionamiento integrados cuentan con un variador de frecuencia montado directamente en un motorreductor. Además, son muy compactas y más ligeras y económicas que las soluciones de accionamiento comparables en este segmento de mercado.

Demanda a nivel mundial

Yves Le Guillou, propietario y gerente de CAZAUX, afirma: “Ahora mismo exportamos la mayoría de nuestras bombas, aproximadamente un 70 % de nuestra producción total. Las enviamos principalmente a Italia, España y Suramérica, pero también cada vez más a China, donde la producción de vino sigue floreciendo. Nuestras máquinas tienen una vida útil de 30 años. Esta durabilidad excepcional es uno de los principales motivos de su éxito. De las 32.000 bombas de vino que hemos suministrado a lo largo de los años, unas 20.000 unidades siguen en funcionamiento hoy en día. La tecnología de accionamiento de NORD nos permite ofrecer diferentes opciones para el funcionamiento de las bombas. Los usuarios pueden optar por un control remoto, un potenciómetro o una pantalla táctil para ajustar con precisión el caudal, la presión y la velocidad. Esto facilita mucho el trabajo de los enólogos, notablemente incluso cuando producen mezclas de diversas variedades, algo típico en la región de Burdeos. Esta tecnología les permite preseleccionar la cantidad exacta de cada variedad de uva y apaga la bomba automáticamente cuando se alcanza el volumen configurado de cada variedad. Y el caudalímetro integrado controla el volumen con precisión, con una desviación inferior al 0,1 %.” Por otro lado, las bombas se han diseñado con unos ínfimos requisitos de mantenimiento. Las piezas desgastadas se cambian rápidamente en muy pocos pasos y sin necesidad de desmontar toda la construcción. “Sobre todo lo demás, las bombas de vino deben garantizar una gran disponibilidad, porque las paradas debidas al equipamiento pueden poner en serio peligro todo el proceso de producción del vino, en especial en las bodegas de menor tamaño. Por tanto, nos aseguramos de tener siempre una variada gama de componentes y piezas de repuesto en stock. Además, nuestros equipos de servicio están listos para desplazarse a cualquier punto de Europa en tan solo 48 horas,” recuerda Le Guillou.

Sistemas de accionamiento fiables

CAZAUX utiliza la tecnología de accionamiento electrónica de NORD DRIVESYSTEMS desde 2009. “Nos pusimos en contacto con NORD Francia porque no estábamos satisfechos con la fiabilidad de los accionamientos de nuestro anterior proveedor,” explica Le Guillou. Hoy, CAZAUX adquiere unos 400 accionamientos NORD al año. En 2016, ese número incluyó 230 accionamientos de frecuencia variable. Además de su gran fiabilidad, CAZAUX también aprecia el diseño compacto, el funcionamiento silencioso y el amplio gradiente de funciones de los productos NORD. El diseño del cárter de aluminio es otra de las grandes ventajas de estos equipos, puesto que gracias a él los motorreductores son sólidos y ligeros a la vez. Las bombas móviles deben poder trasladarse allí donde se necesiten. Por tanto, que sean ligeras es primordial. “Al principio, las bombas de vino fueron una nueva aplicación de accionamiento para nosotros,” explica el gestor de ventas regional de NORD en el suroeste de Francia. “Hasta entonces la mayoría de nuestros clientes compraba accionamientos para cintas transportadoras. Pero estábamos seguros de que los accionamientos con variador de frecuencia NORDAC FLEX serían perfectos para las bombas de vino. Después de todo, mejoramos nuestros productos continuamente, trabajando en estrecha cooperación con los OEM y los usuarios finales para integrar todas las funciones que necesitan.”

Alto rendimiento a baja velocidad

Los variadores de frecuencia NORDAC FLEX logran un control de alta precisión, incluso a velocidades bajas. Por consiguiente, evitan los excesos de turbulencias de forma fiable, ya que estos pueden mermar la calidad del vino. Los sistemas de accionamiento permiten regular un flujo muy reducido y también son compatibles con sensores de medición de la densidad, la temperatura y el volumen. El variador cuenta con funciones de arranque y frenado suave, así como de control autónomo de la velocidad, para alcanzar rangos de presión preconfigurados y una protección efectiva durante la marcha en seco. “El funcionamiento simple y preciso garantiza que se bombea el volumen deseado a las cubas o barriles y con la presión necesaria,” señala el enólgo Beillon. Los accionamientos también permiten invertir fácilmente el sentido del flujo. Y están disponibles desde los 0,25 kW hasta los 22 kW. Su nivel de ruido moderado también constituye una gran ventaja para los usuarios, en especial durante los picos de trabajo, cuando las bombas funcionan sin interrupción.

Un sistema de accionamiento para todas las funciones de bombeo

Didier Beillon resume los aspectos vitales de las bombas para vino: “El vino es un producto delicado y por ello debe bombearse de la forma más cuidadosa posible. Al mismo tiempo, hacen falta unas tasas de flujo elevadas y homogéneas para garantizar el procesamiento de los productos intermedios viscosos.” La bomba lobular, con su innovador diseño constructivo, satisface todos estos requisitos y realiza todas las operaciones de bombeo necesarias en una bodega de vino. El potente accionamiento es ideal para bombear a distancias de hasta 80 metros y llena los barriles en tan solo dos o tres minutos.